martes, 18 de septiembre de 2007

CÓMO GANARSE A LA GENTE por John C. Maxwell

Introducción Extracto del libro Como ganarse a la gente por John C. Maxwell y publicado por Caribe-Betania Editores.
¿Qué se requiere para ganar en las relaciones personales? ¿Es necesario nacer con una personalidad arrolladora o un gran sentido de intuición para tener éxito en las relaciones? Cuando se trata de destrezas relacionales, hay quien las tiene y hay quien no. Entonces, ¿sencillamente tenemos que aceptar las destrezas que Dios nos dio, sean cuales sean? ¿Puede alguien que sea bueno para construir relaciones volverse todavía mejor?
La mayoría de nosotros puede darse cuenta de inmediato que está en presencia de una persona con «don de gente». Los individuos que tienen una capacidad excelente para relacionarse con otros se conectan fácilmente con nosotros, nos hacen sentir bien y nos elevan a un nivel más alto. Nuestra interacción con ellos crea una experiencia positiva que nos motiva a querer pasar tiempo con ellos. Algunas personas son tan hábiles para trabajar con la gente que deberían estar en una especie de Salón de la Fama de las relaciones personales. Me refiero a individuos como Dale Carnegie, John Wooden, Ronald Reagan y Norman Vincent Peale. Asimismo, hay personas cuyas habilidades relacionales les harían candidatos al Salón de la Infamia Social: Leona Helmsley, Henry Ford (padre), Frank Lorenzo y Dennis Rodman. Sin embargo, no es necesario leer el periódico ni estudiar historia para encontrar esos ejemplos extremos. Uno tiene que lidiar con gente así todos los días: en la calle, en la iglesia, (quizás en el hogar), y sin lugar a dudas, en el trabajo.

foto: http://www.geocities.com/

TODO EMPIEZA CON LA GENTE
Todos los éxitos de la vida son el resultado de iniciar relaciones con la gente correcta y luego fortalecer esas relaciones con buenas destrezas relacionales. De igual modo, los fracasos en la vida casi siempre pueden atribuirse a fallas en las relaciones personales. A veces la conexión es obvia. Enredarse con un cónyuge abusivo, un socio corrupto o un familiar vicioso tarde o temprano ocasionará grandes daños. Otras veces el problema es menos dramático, como mantenerse a distancia de un compañero de trabajo con el que uno tiene que interactuar a diario, no poder establecer una relación positiva con un cliente importante, o perder oportunidades únicas para alentar a un niño inseguro. Lo cierto es que todos pueden vincular sus éxitos y fracasos a las relaciones que han desarrollado en su vida.

foto: http://contenidos.universia.es/

MÁS QUE UN ACCESORIO
¿Ha tenido que lidiar alguna vez con una persona difícil? Tal vez pensó, no puedo negar que tiene talento, pero me resulta muy difícil trabajar con ella, o es un joven brillante, pero parece que no se lleva bien con nadie. Son personas que nunca alcanzan a desarrollar su máximo potencial porque solo son capaces de lograr una fracción de lo que podrían hacer si supieran cómo ganarse a la gente. No entienden que las buenas relaciones son más que la cubierta del pastel en la vida. Son el pastel mismo, la sustancia que necesitamos para llevar una vida exitosa y satisfactoria.


foto: http://www.actualidad-economica.com/

Ahora bien, ¿qué deben hacer las personas que no poseen grandes destrezas relacionales? Debo admitirlo, para mí es muy natural establecer y desarrollar relaciones pues siempre he sido muy sociable. Sin embargo, también me he esforzado en mejorar mis habilidades innatas. En medio siglo he aprendido mucho sobre los demás y sobre mí mismo, y he condensado esas ideas en veinticinco «Principios de Interacción» que cualquier persona puede aprender. Hasta el individuo más introvertido puede aprenderlos y volverse una persona más sociable, en tanto que alguien a quien le guste socializar podrá convertirse en experto en edificación y mantenimiento de relaciones.

Digo esto porque son Principios de Interacción que funcionan en todos los casos. Se aplican sin importar que uno sea joven o anciano, sanguíneo o melancólico, hombre o mujer, empleado o jubilado. Los he practicado durante décadas y los he visto funcionar en docenas de países a los que he viajado en seis continentes. Como resultado de aplicar estos principios, he optimizado mis probabilidades de éxito con los demás, y he desarrollado relaciones positivas y saludables que me han traído éxito profesional y satisfacción personal. A medida que usted lea y aprenda estos Principios de Interacción, verá que algunos de ellos son puro sentido común. Otros quizá le sorprendan. Tal vez cuestione algunos porque le parezcan demasiado optimistas, pero puedo decirle por experiencia que realmente funcionan. Un solo Principio de Interacción no le convertirá en un experto en socialización, pero si pone en práctica todos estos principios mejorará su vida, ¡y puede estar seguro de que nunca será nominado al Salón de la Infamia Social!
Esto no significa que usted tendrá una relación exitosa con todas las personas que se crucen en su camino ya que no puede controlar la reacción de otra persona hacia usted. Todo lo que puede hacer es convertirse en la clase de persona que otros quieran conocer y con la cual puedan construir una relación significativa.
En la vida, las habilidades que usted emplee y las personas con quienes elija relacionarse, determinarán su éxito o su fracaso. He dividido los Principios de Interacción en este libro conforme a cinco factores críticos que debemos tener en cuenta si queremos ganarnos a la gente.

1. Disposición: ¿Estamos preparados para las relaciones?
2. Conexión: ¿Estamos dispuestos a enfocarnos en los demás?
3. Confianza: ¿Podemos desarrollar la confianza mutua?
4. Inversión: ¿Estamos dispuestos a invertir en otros?
5. Sinergia: ¿Podemos crear relaciones en las que todos salgamos ganando?
Aprenda y practique los Principios de Interacción, y podrá dar respuesta afirmativa a todas estas preguntas. De este modo alcanzará el éxito en las relaciones personales porque será capaz de desarrollar relaciones sanas, eficaces y satisfactorias. Usted tiene la oportunidad de convertirse en la clase de persona que también hace exitosos a los demás. ¿Qué podría ser mejor que eso?


Post por cortesía de,

JOSE LUIS TAPIA ROCHA
Instituto de Libre Empresa (ILE) www.ileperu.org



BlogsPeru.com


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vengo de perder un cliente importante (y cuál no lo es), totalmente deprimido y con la energía al mínimo. Prendo la computadora y por, no se qué?, escribo en el buscador: Cómo ganarse a la gente?. Me dirijo a esta página y la leo. Elijo dejarme llevar y por ésta vez, hacer caso de lo que me dicen. Gracias al que escribió este artículo y al título del libro al cual se refiere.Acepto mi responsabilidad en el asunto y reflexiono: tal vez, todos mis argumentos con mi cliente, simplemente fueron para quedar bien, claro y un tiempo pude, pero no estaba realmente comprometido y la consecuencia fué que llegó el momento en que falle. También pienso que fallé en pensar que una buena relación personal, está basada en quedar siempre bien con la otra persona, creo que no es así. Es esforzarse al máximo, sin quedar mal con uno mismo y con la propia palabra.Crear relaciones constructivas,ganar ganar, como dicen, y dejarme ya de vivir echando la culpa a terceros. Interesarme realmente por las demás personas, dejar salir el yo desinhibido, confiar en mi mismo. Darle vuelta a la hoja, etc, etc. Tengámonos confianza (lo digo primeramente por mi)y ahora elijo aceptar que tanto en el trabajo como en la vida personal, no deberé seguir engañándome, y solo me voy a comprometer con lo que puedo cumplir. Saludos y perdón por el rollo.

Frank S. dijo...

Hola, gracias por la info, por cierto, les recomiendo una web donde encontrarán los mejores libros y audiolibros de autoayuda sobre motivación, superación personal, líderazgo, poder mental, prosperidad económica, marketing, etc.
La página es www.elexito.zobyhost.com
Saludos.